Eyacular muy pronto

Xavier Conesa Lapena – Carme Serrat Bretcha
C/ Gaietà Vinzia, 11-13
MOLLET DEL VALLES

C/ Santa Anna, 26
BARCELONA

Tel. 653811887 -  93 570 71 54 
conesa@gmail.com





Terapia de Pareja Psicologo Psicologos Consejeros Matrimoniales en Barcelona

Sexólogos en Barcelona

Centre Psicològic i de Parella 

 Institut Superior d'Estudis Sexològics I.S.E.S.

  TRATAMIENTOS SEXOLÓGICOS EN BARCELONA Y CATALUNYA 




http://www.sexologo.galeon.com

EYACULACIÓN PRECOZ TRATAMIENTO SOLUCION

 

A lo largo de la historia bien sabemos que la eyaculación precoz ha sido un problema que ha aquejado a una gran cantidad de hombres, sin embargo recién hace algunas pocas décadas ha cobrado relevancia en la sociedad este tema y la sexualidad en general, recién la pareja ha empezado a reconocer que padece de alguna disfunción sexual, sin embargo todavía no se le ha dado la importancia que se merece si consideramos que muchas parejas no consiguen otra cosa que perpetuar una sexualidad insatisfactoria, ya sea para ambos o para alguno de los dos que no hace más que dejar secuelas negativas en las pautas relacionales y emocionales de éstas.

 

Lo anterior se maximiza también por el hecho de que tampoco existe entre las parejas actuales, una comunicación fluida frente a esta problemática, particularmente en las que existe un problema tan complejo como éste, la eyaculación precoz, es por ello que en general se pasa por alto el explicitar al otro que “algo no está funcionando bien” o “podríamos hacer cosas diferentes” o simplemente “busquemos ayuda”, lo que finalmente desemboca, lamentablemente, en que el síntoma se mantenga incluso por años, lo que sin duda se traduce en un desgaste tremendo en la relación general, pudiendo presentarse consecuencias secundarias tales como infidelidades, rabia contenida contra el otro, sentimientos de infelicidad, culpabilidad, inseguridades en el hombre por no poder proporcionar el placer a su mujer que se “estipula” como correcto en la sociedad, e inseguridades en la mujer por no poder hacer nada contra la negación de su pareja al momento de consultar por posibles soluciones.

 

Todo esto no es nuevo, no obstante y gracias a factores que influyen desde la globalización, como los medios de comunicación, las diferentes sociedades y culturas han podido informarse de cuestiones que antes no se sabían, por lo que existe, hoy, un interés un tanto más elevado para  buscar soluciones a sus conflictos sexuales.

 

A pesar de lo anterior es importante también hacer hincapié en que reiteradas ocasiones el internet, la televisión, la radio, etc. Transmiten información errada, de las cuales y a partir de ella se construyen un sin número de mitos sociales que pueden impactar de manera negativa a una persona que padece de un problema en alguna de las fases de la respuesta del ciclo sexual, es por ello que hay que tener precaución y considerar que la globalización puede ser un arma de doble filo en temas tan complejos como lo es la sexualidad humana.

 

En la actualidad la eyaculación precoz afecta a un gran porcentaje de hombres y su etiología difiere en cada caso particular, sin embargo es una de las disfunciones cuyo pronóstico resulta ser el más favorable a la hora de ser intervenido con las técnicas y métodos de tratamiento que han sido avalados por innumerables investigaciones científicas y que revisaremos más adelante.

 

Pauta de intervención para ser consideradas durante la terapia sexológica contra la eyaculación precoz:

 

I.- Contener las emociones empatizar y normalizar el problema para bajar la angustia de la pareja.

II.- Realizar sexoeducación, sobre las causas, tipos, características y soluciones de la eyaculación precoz.

III.- ¿Se recomienda la utilización de fármacos?

IV.- Revisar los hábitos y creencias del paciente índice.

V.- Detectar la etiología del problema

VI.- Proporcionar sugerencias a la pareja para comenzar con el tratamiento:

 

1)    No dejar de tener relaciones sexuales.

2)    Trabajar en el manejo de la ansiedad.

3)    Conseguir que ambos miembros de la pareja se comprometan en el proceso terapéutico.

4)    Apoyo mutuo durante el proceso terapéutico.

5)    La comunicación.

6)    Método de Semans “parada y arranque”.

7)    Técnica “El apretón”.

 

                                                                                                                                             

I.- Contener las emociones, empatizar y normalizar el problema para bajar la angustia:

 

Es importante hacerle saber a la pareja la importancia y el impacto positivo que tiene el hecho de que hayan pedido ayuda y consultado por la eyaculación precoz, ya que si no se trata ésta puede generar consecuencias negativas en la pauta de relación de la pareja.

 

Por otro lado es necesario acoger a la pareja y demostrarles empatía, que entendemos los sentimientos que se asocian a éstas disfunciones, con el fin de lograr un buen rapport y la confianza suficiente para que éstos puedan comprometerse con el tratamiento y así experimentar cambios positivos en sus relaciones sexuales.

 

Así también cobra relevancia informarles que éste tipo de alteraciones en el ámbito sexual, son más recurrentes de lo que se imaginan, es muy frecuente la eyaculación precoz en los hombres, y gracias a los estudios que hay hasta la fecha, tiene un pronóstico casi 100% favorable y efectivo. Lo anterior tiene como objetivo normalizar el problema, como es necesario en todos los casos de disfunciones sexuales, para que la pareja no se sientan distintos o extraños en comparación a los demás.

 

II.- Realizar sexoeducación, sobre las causas, tipos, características y soluciones de la eyaculación precoz:

 

¿Qué es la eyaculación precoz?

 

            Es importante informarle a la pareja que la eyaculación precoz tiene que ver con una falta de control del reflejo eyaculatorio.

 

En el DSM-IV, se describe la eyaculación precoz como la aparición de un orgasmo y de la eyaculación persistente o recurrente  en respuesta a una estimulación sexual mínima antes, durante o poco tiempo después de la penetración y antes de que la persona lo desee.

 

¿Cuáles son las causas de la eyaculación precoz?:

 

Antes de comenzar con el tratamiento es necesario contarle a la pareja que las causas de la eyaculación precoz pueden ser de dos tipos o una mezcla de ellos, entre éstos tenemos:

 

Causas orgánicas: éstas requieren un tratamiento médico y generalmente farmacológico para la rehabilitación.

 

Causa psicológica, ésta es la más común de las causas cuando hablamos de eyaculación precoz, y para la recuperación se hace un tratamiento con la pareja y se les entregan ciertas estrategias para la solución oportuna de ello.

Dentro de las causas psicológicas que podemos encontrar a la base de una disfunción eyaculatoria, encontramos:

 

-       Inseguridad

-       Elevados montos de ansiedad

-       Vivencia de situaciones traumáticas

-       Culpabilidad en las relaciones sexuales

-       Creencias irracionales en cuanto a la sexualidad

-       Estricto apego por la religión

-       Creencias culturales sancionadoras

-       Secuencia sintomática

-       Demasiada estimulación previa a la actividad sexual

-       Nerviosismo

-       Expectativas elevadas de la mujer en cuanto al desempeño sexual de su pareja

-       Expectativas propias en cuanto a su desempeño sexual.

-       Etc.

 

 

Por otro lado es posible que la pareja no sepa que en la vida sexual de un hombre se considera normal que por lo menos alguna vez en su trayectoria le haya sido imposible controlar el reflejo eyaculatorio, sin embargo las consecuencias de dicha situación particular pueden ser totalmente distintas entre un hombre y otro, y es aquí donde la personalidad y los recursos emocionales y personales entran en juego, pudiendo por un lado,  no impactar mayormente, lo que permite que el hombre siga con su vida sexual de forma normal, o puede generar altos grados de ansiedad y comenzar así con miedos q imposibilitan un buen rendimiento sexual en el próximo coito, (Secuencia sintomática.)

 

III.- ¿Se recomienda la utilización de fármacos para la eyaculación precoz?

 

Unos de los primero y más conocidos medicamentos para la eyaculación precoz, ha sido la Dapoxetina, también conocido como Priligy, este fármaco es un inhibidos de la recaptación de la serotonina, pertenece además a la familia de los antidepresivos pero con una duración disminuida para minimizar los efectos secundarios.

 

Se han realizado diversos estudios sobre más de 6000 pacientes, obteniendo en general, resultados muy positivos, llegando a veces a triplicar la duración del acto sexual.

 

Según el doctor Ignacio Moncada, jefe del Servicio de Urología del Hospital La Zarzuela y coordinador nacional de Andrología de la Asociación Española de Urología, con este nuevo tratamiento "el paciente aumenta el control sobre su eyaculación, incrementa la duración de las relaciones sexuales, a la vez que reduce la angustia, la preocupación y frustración que provoca este trastorno, no solo en el hombre sino también en su relación de pareja, aumentando la satisfacción sexual".

 

 

Como efectos secundarios de éste fármaco, pueden aparecer nauseas en algunos casos, no obstante la mayoría de los pacientes con eyaculación precoz que se estudiaron no tuvo ningún tipo de efecto secundario.

 

Si bien es cierto los efectos que produce este medicamento ha traído a los pacientes con eyaculación precoz , resultados positivos, es importante mencionar que en primer lugar debe intentarse mejorar los síntomas de manera “natural” siguiendo las pautas del tratamiento conductual y aprendiendo a regular la ansiedad con los recursos propios del paciente, de esta manera evitaremos una dependencia psicológica del fármaco donde el hombre luego de un tiempo no se sentirá capaz o apto para sobrellevar una relación sexual por sus propios medios.

 

Además de lo anterior, el fármaco no proporciona una solución permanente, es decir, que el paciente deberá tomarlo siempre que crea que tendrá una relación coital durante toda su vida, (nunca antes de 24 horas desde la última vez que lo tomó), pero ¿Qué pasa si aparece una situación fortuita donde no tendrá la posibilidad de tomarlo?, ¿Vale la pena gastar recursos monetarios teniendo la posibilidad de solucionar el problema de raíz sin tener que depender de esto de por vida?, ¿Realmente se curan de la eyaculación precoz?, cuestionamientos como éstos debemos hacernos antes de decidir si tomar o no un fármaco para “aliviar los síntomas de esta disfunción sexual”, sin embargo, es probable que sea útil en algunos casos en particular, como por ejemplo, cuando nos encontramos que luego de todas las técnicas prescritas para la eyaculación precoz no han surtido efecto debido a la gran carga emocional y a la imposibilidad del paciente de manejar su ansiedad cuando se enfrenta a una relación coital, (a pesar de las herramientas entregadas por el sexólogo), por lo tanto en casos como éstos puede ser viable recomendar en un PRINCIPIO el apoyo farmacéutico.

 

IV.- Revisar los hábitos y creencias del paciente índice:

 

Resulta indispensable para el tratamiento contra la eyaculación precoz, revisar las creencias familiares del hombre, ya que muchas veces cuando se viene de una familia muy restrictiva en cuanto a lo sexual, se tiende a reprimir y/o a sentir culpa a la hora de tener relaciones sexuales a lo largo de la vida, además de esto es importante conocer los hábitos del miembro masculino de la pareja, tales como el consumo de tabaco, alcohol, algún fármaco, excesos de alimentos altamente grasos, falta de ejercicios en las rutinas diarias, exceso de trabajo o actividades estresante, etc.

 

Así también resulta relevante averiguar sobre los hábitos de masturbación que tenía el paciente particularmente en la adolescencia, ya que en muchos casos los jóvenes tienden a masturbarse de manera compulsiva y rápida para no ser descubiertos en ello, de manera que apresuran la eyaculación y en algún momento pueden perder el control del reflejo eyaculatorio, es por eso que se considera primordial revisar antecedentes de este tipo.

 

De este modo podemos tener una visión general de las costumbres, hábito, creencias y de posibles conductas que apoyen la eyaculación precoz por causas psicológica, para poder reflexionar en base a los datos y relatos entregados por el paciente y así llevar a cabo ciertos cambios en la rutina y conductas de la pareja que favorezcan al tratamiento.

 

V.- Detectar la Etiología del problema:

 

           Antes de comenzar con el proceso terapéutico es importante descartar problemas fisiológicos que impidan un control adecuado del reflejo eyaculatorio, es por ello, la importancia de trabajar de forma paralela con un Urólogo que pueda proporcionarnos dichos antecedentes médicos a raíz de exámenes específicos del funcionamiento orgánico del paciente y a partir de ésta base es posible entonces, comenzar a fundar un diagnóstico certero en cuanto al origen de la alteración del funcionamiento sexual y así luego iniciar una intervención oportuna y ajustada a cada caso en particular ,ya desde un trabajo puramente sexológico o si así se requiere un trabajo simultáneo con el médico especialista.                                                            

VI.- Proporcionar sugerencias a la pareja para comenzar con el tratamiento:

 

1)    No dejar de tener relaciones sexuales:

 

 Es importante que la pareja no cese la actividad sexual, ya que esto puede generar aún más ansiedad al volver a tener un encuentro luego de un espacio prolongado de abstinencia, ya que la fase de excitación del hombre puede ocurrir de manera muy rápida y al no tener un control sobre el reflejo eyaculatorio es probable que logre el orgasmo y por tanto la eyaculación de forma anticipada a como éste quisiera.

 

Por otro lado es posible decir que muchas veces los hombres al padecer eyaculación precoz evitan los encuentros sexuales casi como si se tratara de una fobia al sexo, sin embargo es necesario, que a pesar de la ansiedad que causa un encuentro de este estilo, no intenten evitar o abstenerse a todo tipo de relaciones sexuales, ya que eso NO soluciona el problema, todo lo contrario, no hace más que maximizar los pensamientos negativos, las frustraciones anticipadas, los problemas de pareja y las inseguridades propias y de la compañera sexual.

 

Otra tendencia errada de los eyaculadores precoces es dar justificaciones a su pareja debido a su rápida eyaculación con excusas tan vagas como: “Nunca me había pasado” o “Tú me excitas demasiado”, “hace tiempo que no lo hacía”, etc. Lo que complejiza aún más las cosas, ya que claramente con estas afirmaciones la mujer va a tener, para la próxima relación sexual, expectativas más elevadas en cuanto al rendimiento sexual de su pareja y esta situación genera en el hombre altos montos de ansiedad, ya que sabe que su mujer esperará más de él y sabe también que no logrará cumplir con dichas expectativas, entonces bajo este alero lo que sucede es que comienzan a rondar en la cabeza del eyaculador precoz pensamientos como los siguientes: “No tengo más justificaciones si me pasa de nuevo”, “Se dará cuenta que siempre será igual”, “Ella espera mucho más de lo que puedo dar”, “No voy a pasar de nuevo por esta vergüenza otra vez con ella”, “Si se da cuenta que soy así, me dejará y no quiero que lo haga”, entonces nos preguntamos:

 

¿Qué es lo que ocurre a continuación? El hombre evita todo tipo de contacto sexual, busca respuestas y consciente o inconscientemente crea estrategias para evadir cualquier situación que pueda desencadenar el más mínimo indicio de excitación en su pareja sexual, pudiendo, de esta manera,  perder toda posibilidad de buscar una solución para su problema en conjunto o tomar una decisión como consultar a un especialista para tratar este problema de eyaculación precoz, es por eso que resulta necesario reiterar que la solución adecuada no se encuentra absteniéndose a todo contacto sexual, es exactamente lo contrario a ello.

 

2)    Trabajar en el manejo de la ansiedad:

 

La ansiedad, el nerviosismo, la preocupación por el rendimiento sexual y el fracaso anticipatorio son los principales factores mantenedores de las disfunciones sexuales en general; específicamente, cuando un paciente experimenta por primera vez la eyaculación precoz, siente tanta frustración y vergüenza frente a su pareja, que en la mayor parte de los casos el acto sexual siguiente (si es que no utiliza la evitación como mecanismo de defensa), lo enfrenta desde un principio con bastante ansiedad y frustrándose anticipadamente, pensando cosas tales como: “No lo lograré”; “Si ahora me pasa lo mismo significa que tengo un problema”; “Quizás ella va a pensar que siempre me ha pasado”, “Si sigo así, ella se irá con otro”, “¿Qué le digo si me pasa de nuevo?”, etc.

 

 Todos estos pensamientos  aumentan en grandes proporciones la probabilidad de que realmente no lo logre y sienta nuevamente más frustración, estrés, ansiedad y vergüenza, generando una secuencia sintomática difícil de romper sin ayuda profesional.

 

En relación a estos posibles factores mantenedores de la eyaculación precoz es importante recalcar a la pareja que es trascendental trabajar durante la terapia en el bloqueo de dichos pensamientos que desembocan en un fracaso anticipatorio, de manera de evitar la preocupación el estrés adicional y la ansiedad a la hora del coito.

 

 

3)    Conseguir que ambos miembros de la pareja se comprometan en el proceso terapéutico:

 

Para lograr un resultado efectivo y positivo en el tratamiento de la eyaculación precoz es de suma importancia el compromiso de la pareja con la terapia y para lograr esto, resulta relevante explicar con anticipación la forma en que se trabajará, la cantidad de sesiones estimadas para la “rehabilitación” de la disfunción, así también, explicarles que es posible que durante la terapia nos encontremos con ciertas dificultades que en ocasiones “estancan” el proceso planificado, por lo que deben estar preparados para ello, con el fin de evitar una frustración elevada que pueda conllevar a la pareja a desertar del tratamiento.

 

En base a las afirmaciones anteriores, resulta entonces relevante comunicar a la pareja   de las diferentes situaciones que probablemente se presenten durante el proceso, para que puedan estar preparados y para que de esta forma puedan cumplir a cabalidad con los ejercicios y tareas enfocadas a la “rehabilitación” de la disfunción del paciente, de lo contrario es factible que aborten la terapia al no ver cumplidas las expectativas que tenían acerca del proceso terapéutico, y no está demás decir que en reiteradas ocasiones estas expectativas resultan incluso fantasiosas por parte de los pacientes.

 

Por lo tanto es imprescindible que el hombre que padece de eyaculación precoz logre, con ayuda profesional,  despojarse de todos sus temores y ansiedades relacionados con su sexualidad, para que de esta forma pueda tener una sexualidad sana, plena y satisfactoria para él y su pareja, ya que logrará romper la secuencia sintomática que lo mantiene sin poder avanzar y con una inseguridad y baja autoestima que crecerá a cada intento de coito frustrado, por ello reitero la importancia de que la pareja pueda comprometerse y darle el suficiente valor al tratamiento como parte fundamental de la “rehabilitación”.

 

 

4)    Apoyo mutuo durante el proceso terapéutico:

 

Es necesario que los dos se apoyen mutuamente, durante todo el proceso del tratamiento, ya que en momentos de frustración  se necesitará la contención de la pareja  para sobrellevar el estrés.

 

 Además de lo anterior, la mujer deberá postergar su propia satisfacción con el fin de ayudar a su pareja a cumplir con los ejercicios, ya que muchas veces tendrán que detenerse en mitad de la actividad sexual para que él aprenda a controlar el reflejo eyaculatorio, y se dejará como objetivo secundario la satisfacción de ella durante el proceso, lo importante en este punto es que la mujer no lo sienta que su placer es poco importante, sino, que para que el tratamiento funcione efectivamente es necesario contar con su disposición para dar prioridad a la rehabilitación de la función sexual de su pareja, explicando que es algo esporádico y no se perpetuará para siempre, asimismo explicitar a la pareja, particularmente a la mujer, que las consecuencias de esta “postergación del propio placer sexual”, serán positivas y favorables para ambos en cuanto al rendimiento y satisfacción sexual mutua luego del tratamiento.

 

Por otro lado, comentar que si la mujer exige como una condición primordial recibir placer durante el tratamiento, es probable que el hombre se sienta presionado y no pueda cumplir a cabalidad con los propósitos de la terapia debido a la ansiedad provocada por la exigencia de “proporcionar placer” a su pareja.

 

5)    La comunicación:

 

La comunicación debe ir de la mano con el apoyo mutuo de la pareja durante el tratamiento, ya que es importante que ellos se atrevan a contarse las sensaciones de cada uno frente al proceso en general y a las tareas específicas, deberán superar sus temores y pudores, y aprender a comunicarse de manera fluida y efectiva, además para algunos tratamientos (que se explicarán más adelante) es necesario que el hombre le diga a la mujer cuando está a punto de tener un orgasmo para parar con la estimulación, por lo mismo, es imprescindible este factor para el éxito del proceso terapéutico.

Es necesario también hacer hincapié y recalcar que la comunicación entre él y ella y en cualquier pareja es sumamente relevante, es importante indicarles que para que la comunicación en la pareja sea efectiva debemos estar dispuestos a escuchar y acoger las preocupaciones y sentimientos del otro, además de ser flexible en nuestras opiniones y convicciones, esto para generar un vínculo estable en la pareja, ya que si existe una buena comunicación en la relación, existe también una base sólida y un desarrollo progresivo de la empatía, lo que luego se traduce en comprensión ante problemas que pueda presentar alguno de los dos, en este caso problemas en las relaciones sexuales, por lo tanto se estimula a la pareja a fortalecer los lazos a través de la comunicación efectiva, donde cada uno pueda sentir a su pareja como una persona que lo/a apoya, contiene, escucha, etc. Y considerar al otro como un cómplice y amigo/a que pueda estar y acompañar en los gratos e ingratos momentos de la vida, vale decir, lograr una relación madura desde lo emocional.

 

Así también pueden reflexionar sobre las inquietudes, temores e inseguridades que tiene cada uno respecto al proceso terapéutico de la disfunción a tratar, ya que en estas situaciones siempre surgen temores y cuestionamientos, como por ejemplo: ¿Podremos lograrlo?, ¿Qué pasaría si no resulta el tratamiento?, ¿Estaremos juntos para siempre si el tratamiento no funciona?, etc. Conversando y compartiendo estos miedos, racionales, es posible que se logre canalizar de manera positiva el grado la ansiedad que siente cada uno respecto al tema.

 

Junto a lo anterior es posible afirmar que la comunicación también favorece y estimula el deseo erótico en la pareja, ya que al existir una comunicación fluida, respetuosa y consensuada, pueden plantearse las fantasías sexuales que tiene cada miembro de la pareja y ver la posibilidad de realizarlas en el futuro o en algún momento de la relación si ambos están de acuerdo, esto además tiene la ventaja de lograr estimular a la pareja y puede incluso llegar a excitarlos con el solo hecho de poder conversarlo.

 

 

onsejero-matrimonial-tratamientos.html

Comments