Críticas‎ > ‎

Desimone, María Soledad

A través de internet he realizado lecturas sobre el tema Bullying, cuyos conceptos reseño brevemente:


El objetivo de la práctica del acoso escolar, conocido por el término inglés Bullying, es someter emocional e intelectualmente a la víctima con el fin de obtener algún resultado favorable para quien o quienes  acosan. Las reiteradas acciones del agresor, supuestamente más fuerte (fortaleza que puede ser real o subjetiva)  están destinadas a intimidar a la víctima.


El sujeto agredido vive su vida cotidiana con miedo, tristeza y no quiere concurrir a la escuela. En algunos casos, la dureza de la situación le hace pensar que la solución es el suicidio. El agresor cuenta con un grupo que lo secunda y busca su reconocimiento y la atención de otros, que por  alguna razón no la posee y canaliza su violencia tomando un chivo expiatorio. Tiene una total ausencia de empatía, por ello no puede ponerse en el lugar del otro y ser sensible ante su sufrimiento.


La falta de un clima adecuado de convivencia puede favorecer la aparición de esta situación. Profesores con escasa formación específica en cuestiones de intermediación en situaciones escolares conflictivas, con la consiguiente disminución de su perfil de autoridad dentro de la sociedad.


La película, que considero educativa, muestra con toda crudeza lo que puede afectar a un adolescente el acoso escolar. La angustia de Jordi se transmite al espectador a través de las distintas escenas que van creciendo en dramatismo. El argumento tiene una gran fuerza narrativa, siendo eficaz en la adecuación de la historia. El relato, el entorno y los personajes están íntimamente ligados.


Los personajes representados son reales, responden a estereotipos de la  sociedad moderna: padres acuciados por problemas afectivos y económicos, directivos preocupados por aspectos administrativos de la Institución, relegando a aquellos que son quienes dan realmente sentido a la Institución Escuela, adolescentes que no saben cómo resolver sus problemas por falta de una guía responsable.


Puedo así mencionar a:


  • La madre, que se halla en pleno duelo por la muerte del marido y el cambio de medio ambiente (una nueva ciudad para vivir y un nuevo trabajo)

  • El vecino que empieza a observar al joven, pero sus problemas personales no le permiten entender  realmente lo que está pasando.

  • Los directivos de la escuela que niegan la existencia de este problema en sus aulas.

  • El acosador, abandonado por su madre, viviendo con un padre que ejerce violencia sobre él.

  • Los compañeros, alejados del acosador, que actúan con el típico “no te metás”.

  • La amiga, a la cual se acerca porque sabe que sufre acoso igual que él, pero que como víctima no está en condiciones de ayudarlo.


Se observa complejidad en el reparto de culpas, centradas en el mundo adulto: la madre, el vecino, los docentes. Es acertada la frase que se pone en boca del papá de Ania “Estas cosas se cuentan, se denuncian...”

Considero que la película quiere sacudir al espectador emocionalmente para que, como miembro activo de la sociedad, se convierta en denunciante de estas situaciones. De allí las reiteradas escenas de violencia hacia la víctima, que yo hubiera realizado más sutilmente. Si bien las escenas  del inicio del romance entre Jordi y Ania reducen la tensión emocional, no alcanza para bajar mi angustia como espectadora. Como docente y madre me dolió mucho el tema, me puso en alerta. Fue motivo de comentarios con mi familia y amigos.


Si bien desconozco las repercusiones que tuvo la película porque fue exhibida en un Festival de Cine Español y no se si se presentó en el circuito comercial, considero que la misma pone de manifiesto la existencia de esta problemática en la sociedad de ese país y de muchos países del mundo, de allí su universalidad.


Son acertados los recursos visuales y sonoros. Tomando en particular los seis minutos seleccionados los primeros planos permiten adivinar la angustia de Jordi cuando se dirige al hospital; el primer plano de la madre increpando a la directora del colegio  refuerza su desesperación; los primeros planos de la madre y directora acusandose mutuamente de ser responsable por no haber advertido el infierno que vivía Jordi.


Los primeros planos de Ania y Jordi en el hospital, que nos permite advertir la corriente de simpatía que había entre ellos.


Otro recurso visual lo constituye la imagen del televisor, donde la noticia aparece dos veces (la ve en primera instancia Jordi y luego el vecino). Se refuerza el concepto de Bullying.


El llamado insistente del ascensor por parte de Jordi y la luz del pallier que se apaga, sirven de ambientación a la angustia del joven. El primer plano del rostro de Jordi cuando se encuentra con los padres de la joven en el hospital y el padre lo increpa por no haberles comunicado lo que sabía sobre su hija, revela la culpabilidad que siente. El agravamiento de la joven marcado por un primer plano de la misma cuando cierra los ojos y el ruido característico del aparato que marca el ritmo cardíaco, preanunciando un final fatal. La música de fondo que parece acompañar el latido del joven, quien sólo atina a huir.


Cuando el director realiza un primer plano a los acosadores nos permite apreciar que quien es el líder del grupo no siente ningún arrepentimiento.

El conflicto forma parte de la vida, es un motor de progreso pero en determinadas condiciones puede conducir a la violencia.


La prevención, en sus distintos niveles, es la acción social que se debe llevar a cabo:


  • Primaria, responsabilidad de los padres. Es necesario estén atentos acompañen su desarrollo.

  • Secundaria, constituida por las medidas concretas sobre la población de riesgo, es decir,  los adolescentes. Fundamentalmente promover un cambio de mentalidad respecto de la necesidad de denuncia de los casos de acoso, aunque no sean las víctimas.

  • Terciaria, medidas de ayuda a los protagonistas del acoso.


Es preciso enseñar a resolver conflictos en forma constructiva: PENSANDO, DIALOGANDO Y NEGOCIANDO.


Comments