BIOGRAFÍA

          Rafael Adolfo Téllez nació en Palma del Río (Córdoba) el 29 de diciembre de 1957.
Sus primeros años transcurren entre Fuente Palmera (Córdoba), donde vive con sus padres, y Cañada Rosal (Sevilla), donde se traslada en 1964 a casa de sus abuelos y de su tío, cura del pueblo. Esta geografía rural de la infancia aparecerá como referente de forma reiterada en su poesía, convertida ya en un espacio mítico:
 

                        Es una encrucijada de caminos.

                        Alguien con un bastón hecho con ramas del árbol del olvido

                        desató sus pasos.

                        Es el sitio en que puse, de niño, rosas al porvenir.

                        Es un verano antiguo y un alboroto de muchachas

                        y la callada puerta que cruzaré un día por vez última [...].

                        Son el pobre sur,

                        el sur encendido de patios y zaguanes.

                        Son mis mayores

                        que tejen bajo la parra, una historia

                        de amor y de agonía

                        y que escriben, con luz de luna, su nombre

                        sobre un muro.

 

            Allí cursa sus primeros estudios. En 1970 ingresa en un internado de Pilas para realizar el bachillerato. El año 1975 será decisivo en su vida pues viene marcado por dos hechos importantes: la muerte de su hermana y su traslado a Sevilla para estudiar COU y, posteriormente, Filosofía y Letras en la Universidad Hispalense.

            La profunda huella que marcó la prematura desaparición de la hermana es perceptible en varios de sus poemas, como “Álbum de familia”, “Autobiografía” o “Una fotografía de 1975”:

                                                                    


                                                                    Guardo de mi hermana

                                                                    una moneda fría y nuestras dos habitaciones nebulosas.

                                                                    Eso es todo y algo duele,

                                                                    algo tiembla aún abierto como una zanja

                                                                    en la mitad del corazón.

 

            



            En la Universidad conoce a un grupo de jóvenes escritores: José Julio Cabanillas, Juan Lamillar o José Manuel Vinagre. También en Sevilla se relaciona con Javier Salvago, Vicente Tortajada y con el librero Abelardo Linares, que mediante su revista y su editorial Renacimiento ha promocionado una de las líneas poéticas dominantes de la lírica de los últimos años. En esta editorial publicará Téllez algunos de sus libros.


            En 1984 aparece su primer libro de poemas, Si no regresas junto al portón oscuro. Con el mismo título, y con algunos poemas añadidos, lo edita en 1988. Después de publicar algunas plaquettes, da a la imprenta en 1993 Quienes rondan la niebla. En 1994 aparece la selección antológica Horóscopo en la niebla. De 1996 es el poemario Los adioses y de 1998 La rosa del mundo (Antología). En 2004 edita Muertes y maravillas. La editorial Comares publica en la colección La Veleta, dirigida por Andrés Trapiello, sus poesías completas Los pasos lejanos (2007). En la misma editorial publica en 2011 Los cantos de Joseph Uber.

            Además, sus poemas han aparecido en diferentes revistas como Cuadernos Hispanoamericanos, Renacimiento o Palimpsesto.

            En 1995 se produce otro hecho que viene a marcar de nuevo su vida: la muerte de su padre. En su último libro le dedica una sentida “Elegía a la muerte de mi padre”:
 

                       
 Habitas ya entre gentes de otra región

                        y de otro cielo,

                        sentado junto al árbol más rugoso

                        del otoño,

                        en la hora leve del café.

                        Oyes soplar un viento que llega

                        de acá o de otro lado

                        mientras cae la tarde

                        y las gallinas susurran humildes

                        su blanca versión de lo infinito.

 

                        Oyes, al fondo de la calle,

                        las voces de antes

                        y un rumor de arroyo cruza

                        la tierra de tus sueños

                        llevando lejos las tonadas

                        que oías cuando niño.

                        De tu partida quedó un candil

                        temblando en el claro final

                        de una arboleda,

                        un puñado de polvo

                        que arrojo

                        -antes de ser yo también polvo-

                        contra el cielo de tu aldea.

 

            Téllez ha sido locutor de radio y guionista de televisión. Actualmente es profesor de instituto en Cañada Rosal, donde imparte clases de lengua española y literatura.
Comments