12. La Iglesia está alegre