8. BARRIDO HUMEDO

Es un método para la limpieza de pavimentos que hayan sido tratados previamente con emulsiones o cristalizado. Es una fusión entre el barrido y el fregado. Minimizando el esfuerzo a mitad al hacer las dos operaciones en una. Además de resultar higiénico y efectivo.

El operario adopta una postura ergonómica y no tiene que realizar movimientos repetitivos de muñeca y espalda.

Para garantizar el éxito de este método, el operario ha de saber si el suelo ha sido tratado, qué productos hay que utilizar y cómo se procede en cada caso. La mopa se compone de: bastidor, recambio y palo. La adecuada herramienta para cada caso se basa en los siguiente parámetros:

Tamaño.

El bastidor puede ser de diferentes medidas, desde 35 cm a 1,50 cm, se empleará el adecuado a la superficie a limpiar. Para espacios grandes y diáfanos, pasillos etc, se empleará un bastidor ancho y para zonas con ocupación, despachos pequeños con mesas etc, uno de 35 o 45 cm sería el adecuado. Una parte importante del éxito de este método consiste en seleccionar adecuadamente el tamaño de la herramienta.

            Material.

Este puede ser de algodón o microfibra, con las propiedades que tiene cada uno de los materiales. El procedimiento a seguir será distinto en cada uno de los casos.

            Humedad.

La cantidad de humedad con que se emplee también determina la  calidad de la limpieza y la conservación de los pavimentos. Para las superficies que soporten el agua podrá emplearse el cubo con prensa con más frecuencia que la mopa espolvoreada.

 

            Variantes.

 

Según el nivel de higiene exigido y el tipo de pavimento, las opciones son:

·        Zonas de bajo riesgo: Soporte de algodón más producto capta polvo. o soporte de microfibra y cubo sencillo con prensa

·        Zonas de riesgo medio: Soporte de algodón con gasa impregnada  en solución detergente. O soporte de microfibra con doble cubo.

·     Zonas de riesgo alto: Soporte de microfibra con doble cubo o sistema sin cubo con soportes preimpregandos.


Mopa de algodón

 

Este sistema consta de un bastidor con un recambio de algodón de pelo más o menos largo.

Este puede usarse directamente sobre el pavimento o envuelto en una gasa.

Sin gasa. Se espolvorea un producto atratapapolvo directamente sobre la mopa unos minutos antes de su utilización para mejorar su eficacia. Cuando está sucia se remplaza con un recambio limpio y al finalizar se lavan para poder volver a utilizarlos. Método adecuado para zonas con poco riesgo de contagios.

Con gasa. Se humedece una gasa en solución de agua y detergente, se escurre bien y se envuelve la mopa con ella. Cuando esta se ensucie se retira y se pone una limpia. Al finalizar el trabajo se lavan las gasas para su posterior reutilización. Método adecuado para zonas con riesgo medio de contagios.

 

Mopas preimpregadas

 

Consiste en un bastidor al que se le incorpora una gasa humedecida y desechable. Método adecuado para zonas con alto riesgo de contagios.

 

Mopa de microfibra

 

Las propiedades de la microfibra ya las vimos en el capitulo anterior. Estas tienen la ventaja de arrastrar mejor la suciedad que el algodón, haciendo que sea más innecesaria la utilización de productos químicos. Solo con agua la eficacia de la microfibra supera la del algodón con detergentes.

Hay diversos métodos de barrido húmedo con mopas de microfibra

 

Pulverizado

 

Algunos bastidores de mopa llevan incorporado un dispensador que desprende solución cuando el operario lo requiere pulsando un dispositivo. Con este sistema no se emplea ni cubo ni agua.

Si no se dispone de un bastidor con dispensador se puede emplear una pistola pulverizadora que haga el mismo efecto. Pulverizando directamente al pavimento o a la mopa el agua o solución cuando sea necesario, bien para humedecer la mopa, bien para retirar suciedad más adherida.

Este sistema ofrece un rendimiento muy alto, con un nivel de limpieza superior, además de ahorro que supone en productos. Ergonómicamente permite al personal llevar una postura correcta, minimizando el esfuerzo, la fatiga y la sobrecarga muscular.

 

Comments