2017 - (20)‎ > ‎

2017 - Denove en "Heraldo"

INTERVJUO AL LA PREZIDANTO DE H.E.F.
JOSÉ ANTONIO DEL BARRIO
24 de aprilo de 2017

Físico de profesión, nació en 1961 en San Cebrián de Mudá (Palencia). Preside desde 2011 la Federación Española de Esperanto, un idioma cuyos inicios en España ha investigado.




Los hablantes de esperanto celebrarán su congreso anual en Teruel del 23 al 25 de junio. Pero, ¿qué es el esperanto?
- Es un idioma internacional creado con el objetivo de servir de medio de comunicación por encima de cualquier tipo de barreras y fronteras desde un punto de vista igualitario. No es una lengua de una etnia, nación o país sino creada para que todas las personas estén a un mismo nivel.

¿Cómo se construye un idioma?
-  El doctor Zamenhof creó hace más de un siglo la gramática más sencilla posible, sin irregularidades y similar a la de los idiomas indoeuropeos, y un sistema de raíces que, con sufijos y prefijos, tiene mucha flexibilidad para crear vocablos. Las raíces proceden de idiomas existentes para facilitar el aprendizaje.

¿Por qué con objetivos tan loables ha tenido un eco tan escaso?
- Por motivos sociales y de poder. Es un idioma sin respaldo de ningún estado. Ha sido combatido por países que lo veían como una amenaza a su hegemonía cultural. Es un movimiento popular. Aunque no ha tenido implantación como para considerarlo el idioma internacional, existe una comunidad de hablantes más amplia de lo que la gente piensa y que se mantiene 130 años de forma estable creando una cultura propia.

¿Corren malos tiempos para una lengua sin nación cuando el ultranacionalismo cabalga por Europa y América?
- No es un buen momento, pero, en parte, las fuerzas nacionalistas y chovinistas reaccionan a una globalización que asienta el dominio de unas pocas potencias que imponen su idioma y su cultura. El esperanto es una alternativa a esa globalización. Mantiene las ventajas de la internacionalización pero con una base de igualdad entre personas y pueblos.

¿Hay futuro para el esperanto a pesar de su modesto pasado?
- Sí. Tiene presente y posibilidades de futuro. La gente desconoce la vigencia del esperanto. Notamos el cansancio de la globalización basada en el inglés, el idioma dominante. El esperanto es una buena solución para una comunicación de igual a igual.

¿El inglés es el gran tapón para el desarrollo del esperanto?
- Está claro el enorme poderío del inglés, la lengua dominante en muchos ámbitos. No estamos en contra del inglés, no somos exclusivistas. Pero el esperanto ofrece posibilidades distintas. Además, el inglés no será eterno. Mucha gente cree que su triunfo es definitivo, pero hace cien años, cuando el esperanto empezaba, el idioma internacional era el francés. Las primeras dificultades al esperanto las puso el gobierno francés porque decía que el idioma internacional siempre iba a ser el francés. ¿Quién iba a pensar que su papel en el ámbito internacional sería residual en la actualidad? Todo el mundo da por hecho el dominio del inglés, pero todos los imperios han caído y, con ellos, los dominios lingüísticos.

¿Qué ventajas tiene el esperanto como lengua franca?
- Tiene dos ventajas. La primera, que es neutral e igualitaria. Sirve para los hablantes de todas las lenguas y a todos los niveles. Si aprendes inglés, por bien que lo hables, siempre estás por debajo de los nativos, en inferioridad. Además, con el dominio del inglés llega la hegemonía de la cultura anglosajona en música, películas, etc. La segunda ventaja es la facilidad de aprendizaje. Es más fácil que el inglés al no tener excepciones.

¿Por qué han elegido Teruel como sede de su congreso?
- Cada año lo celebramos en distintas ciudades. Cuando el grupo de Teruel nos invitó, nos pareció estupendo como apoyo a la labor que hace y porque nos parece interesante divulgar la ciudad entre los españoles y entre los congresistas de otros países. Es una forma de promoción. Además, dedicaremos una atención especial a un ilustre esperantista turolense, Francisco Azorín.

¿Y cómo se dice "gracias y suerte" en esperanto?
- Dankon kaj bonvenon.

Queda dicho.

LUIS RAJADEL
Comments