2007 - (11)‎ > ‎

2007 - Esperanto en "Heraldo"

UNA LENGUA PARA EL ENTENDIMIENTO
redaktis:  Isabel Cebrián
Publicado el 26-X-2007 en "Heraldo de Aragón"



Ejea de los Caballeros ha sido esta semana la sede de un encuentro de profesores y estudiantes de Esperanto, una lengua artificial que busca la comprensión entre las distintas culturas del planeta.

Desde el 20 de octubre en Ejea de los Caballeros se escucha hablar una lengua extraña. Un grupo de unos treinta italianos, ingleses, búlgaros y aragoneses han usado estos días el Esperanto (una lengua artificial creada a finales del siglo XIX por un médico polaco, que cuenta con dos millones de hablantes en todo el mundo) como vía para intercambiar experiencias.

El encuentro, que termina mañana, se enmarca dentro del proyecto Akel 2, financiado por el programa de la Unión Europea Sócrates-Comenius, que tiene como objetivo fomentar la comunicación entre los pueblos europeos. En Akel 2, el Esperanto no es el fin, sino un medio para lograr la comunicación, reuniendo a alumnos inmigrantes, con problemas de integración o discapacidades.

Este año ha sido en Ejea de los Caballeros, pero ya ha habido otros encuentros en Polski Trambesh (Bulgaria), en Módena (Italia) y en Gloucester (Inglaterra).

En Ejea, Marta Arias y María Antonia Garayoa han continuado desde el IES Reyes Católicos la tarea que comenzó el esperantista Sabino Pelegrín. "Él sabía Esperanto y nos animó a estudiar esta lengua", dice Arias, que reconoce que aprenderla "es muy fácil, sobre todo si hablas otros idiomas" y, a su vez, facilita el aprendizaje de nuevas lenguas.

Para Eduardo Berdor, profesor de francés, el encuentro ha supuesto la posibilidad de hablar una lengua en la que ha sido autodidacta, y que siempre había practicado por escrito o chateando a través de Internet.

Y es que las nuevas tecnologías han facilitado el autoaprendizaje, al que recurren muchos estudiantes. Sin embargo, a los esperantistas más mayores les cuesta entrar en este mundo, como explica Luisa Madella, una maestra jubilada llegada desde Parma.

"El Esperanto es una lengua que puede ayudar a comprendernos mejor en estos tiempos de guerras". Es una lengua en cierto modo neutral, que no corresponde a ninguna cultura nacional, y todos los hablantes se enfrentan a ella desde el mismo nivel. Además es muy precisa y podría usarse, sugiere Madella, como lengua para los documentos oficiales europeos, para evitar las desventajas de aquellos que no hablan inglés, francés o alemán. El Esperanto es "una lengua para que todos se sientan hermanos", dice Madella. "Por eso, muchos esperantistas han trabajado por la democracia a lo largo de la historia", añade.

Isabel Cebrián
Comments