Cuando el profesor Esteban Torre interviene en un Congreso de Teoría de la Literatura, se le suele presentar como un importante médico, doctor en Medicina y en Cirugía, que ha operado a cientos de pacientes. Cuando toma parte en un Congreso de médicos, se recuerda que es un excelente poeta que ha publicado varios libros de poemas. Cuando acude a las tertulias literarias, se dice que es un Catedrático de Teoría de la Literatura de la Universidad de Sevilla, un riguroso investigador y un agudo crítico. En todos los casos, se suele leer la lista interminable de sus publicaciones con la que, como es natural, se aburre al auditorio y se hiere la modestia del presentado.

Nosotros opinamos que es suficiente con recordar que Esteban Torre es un apasionado investigador del hombre: un estudioso de la mente y del cuerpo, un científico conocedor de la Anatomía, de la Biología y de la Psicología humanas. Es un especialista en Cirugía, en Lingüística, en Métrica y en Traducción. Y, finalmente, es un artista que está dotado de una exquisita sensibilidad. Cursó las carreras de Medicina y de Filosofía y Letras; ha vivido, estudiado, investigado y trabajado profesionalmente en los Estados Unidos, en Gran Bretaña, en Alemania, en Francia, en Italia, en Bélgica, en Holanda y en Nigeria; habla y escribe inglés, francés, alemán y ruso. Ha recorrido todo este itinerario académico con la intención de descifrar, en la medida de lo posible, el misterio humano.

Pretende saber mucho, casi todo, sobre el hombre: quiere conocer al ser humano por dentro y por fuera. Es un pensador y un crítico de personalidad compleja, que disfruta analizando y relacionando ideas, un científico dotado de una penetración intelectual desafiante, un técnico que hace alarde de su pericia; un políglota que indaga en el alma de las lenguas y, sobre todo, un artista y un poeta que crea mundos fascinantes. Esteban Torre -especialista en Medicina Interna, en Psiquiatría, en Métrica y en Traducción literaria, doctor en Medicina y Cirugía y en Filología Hispánica- mira las cosas y vive la vida como poeta, que sabe extraer las resonancias estéticas de todas las situaciones y de todas las palabras. Es poeta cuando vive, cuando habla, cuando lee y cuando escribe.

Aunque sus teorías resultan, a veces, polémicas e intranquilizadoras, es un escritor que, debido a la claridad de sus textos, produce alegría en los lectores. Él está convencido de que la claridad es en sí misma un valor intelectual. Su coherencia ética, su rica erudición y el vigor de sus argumentos lo hacen, en muchas ocasiones, invulnerable.

Incansable luchador por la libertad y encarnizado crítico de cualquier ideología totalitaria, es un buscador apasionado de la verdad en las raíces profundas del patrimonio tradicional occidental, en las fuentes de la racionalidad y, en consecuencia, en los fundamentos sólidos de la dignidad del ser humano.

 

José Antonio Hernández Guerrero

 http://nuestrasgentes.blogspot.com/2008/06/esteban-torre-serrano-cuando-el.html