HOME

PROPIEDADES

INVESTIGACIONES

ARTÍCULOS

Contacto

ARTÍCULOS

La Chía es una planta anual de verano, una semilla prensada en frío, cultivada en forma orgánica la cual no necesita fertilizantes ni químicos. Sus granos ovalados son de más o menos 2 milímetros de largo, de color negro o blanco o gris y algunos café oscuro. Esta especie se origina en las áreas montañosas que se extienden desde el oeste central de México hasta el norte de Guatemala.

La evidencia científica muestra que la semilla Chía comenzó a usarcé 3.500 años antes de Cristo y era el cultivo básico de México, sin embargo con el paso del tiempo este alimento extraordinario paso al olvido.

La planta de Chía requiere un clima tropical o sub-tropical. La primera cosecha requiere 5 meses durante los cuales, la pequeña planta Chía alcance una altura aproximada de un metro. Es una planta con flores bisexuadas púrpura o blanco que crecen en una forma de ramo en el alto del tallo, produciendo un pequeño capullo. El capullo en forma de “akène indéhiscent”. De manera tradicional se sabe que en épocas prehispánicas se utilizaba con fines medicinales, de los cuales no se cuenta con información, únicamente la que manejan los curanderos de las comunidades quienes indican el usar la semilla para sacar "basurillas" de los ojos, también para problemas de la bilis y del intestino. La Chía, contiene un alto contenido proteínico (20-23%)de fácil absorción y digestión, así como el mayor contenido en ácidos Omega 3 y Omega 6]. También contiene vitamina B1, B2 y B3, calcio, fósforo, potasio, hierro y cobre. Actualmente con los análisis realizados a la semilla de Chía, se ha encontrado que es un excelente coagulante, antitumoral y preventivo de cáncer de intestino y estómago, también ayuda en el problema del Alzheimer. Disminuye los niveles de colesterol y triglicéridos.

Hoy en día, los estudios científicos demuestran que la chía proporciona un gran número de nutrientes interesantes, lo que hace que en el presente los nutricionistas redescubran esta semilla milagrosa, que está ganando rápidamente una enorme popularidad tanto en la alimentación humana como en la de los animales.

Una de las grandes ventajas de la Chía para exportación es que no necesita empaques y condiciones de almacenamiento especiales para su conservación, tal forma que hace de este producto un cultivo sustentable y ecológico.

Para el cultivo de la semilla se necesita fundamentalmente un tipo de clima apropiado, mucha luz natural. Crece en suelo arcilloso o arenoso que estén bien drenados, no tolera las heladas y las sombras. En mucho países que se cultiva la Chía se hace a través de invernaderos, los germinados son trasplantados cuando tiene la altura suficiente, por lo tanto hay mayor manipulación humana  y las propiedades disminuyen por el suelo, clima y forma de cultivo. La verdadera Chía debe ser cultivada en México por su clima y tipo de suelo.

La composición de la chía puede compararse a la de otras semillas mucilaginosas como la linaza y la zaragatona. A diferencia de la linaza, la chía no contiene factores antinutritivos, que en el caso de la linaza limitan su utilización sin un tratamiento térmico previo. Los factores antinutritivos son los glucósidos cianógenos o linatina, antagonistas de la vitamina B6, lo que significa que impiden que la vitamina B6 actúe en el metabolismo. 

Más allá de su excelente perfil lipídico, la Chía tiene buena dosis de proteína (23%), sin ausencia de los aminoácidos esenciales y con buen contenido de lisina, aminoácido limitante en los cereales. La Chía no posee gluten, o sea que puede ser consumida por los celíacos. En materia de vitaminas, es una buena fuente del grupo B. La carencia de vitamina B es uno de los factores que incrementan el índice de homocisteína en sangre, lo cual favorece la formación de depósitos de placas en las paredes arteriales e incrementa el riesgo de afecciones cardiovasculares y apoplejía. Pero es en materia de minerales que la Chía vuelve a destacarse. En materia de calcio, posee 714 mg en la semilla entera y 1.180 mg en las semillas parcialmente desgrasadas (harina); para dar una idea, la leche tiene apenas 125 mg, o sea entre 6 y 10 veces menos. Además posee gran riqueza en magnesio (390 mg), potasio (700 mg) y fósforo (1.057 mg), minerales sinérgicos al calcio. En materia de oligoelementos, la chía es una gran fuente de hierro (16,4 mg). Este valor trepa a 20,4 mg en la harina y casi triplica al hígado vacuno. La chía también contiene buenos valores de zinc y manganeso, siendo muy pobre en sodio. Otra virtud de la chía es su buena cantidad (27%) y calidad de fibra, sobre todo en forma de fibra soluble mucílagos). Este tipo de fibra retarda el índice de glucosa en sangre y reduce la absorción de colesterol.

_____________________________________________________________________________________

La Estitiquez o dificultad para evacuar las heces fecales, es un síntoma recurrente actualmente no siempre tomado en cuenta, ya que la normalidad evacuatoria debería producirse tres veces por día o tres veces por semana como mínimo. La mayoría de las personas refieren evacuar heces secas, sensación incompleta de la evacuación, escasa cantidad de deposiciones, esfuerzo exagerado para defecar y la utilización de laxantes o remedios caseros para lograr ir al baño.

Las personas han presentado en algún momento de su vida estitiquez, cuando esta persiste en el tiempo, debemos preocuparnos, ya que lleva a enfermedades como cáncer de colón, diverticulosis, trastornos del piso pélvico, y otras enfermedades graves.

Para entender el funcionamiento de este síntoma es importante saber que los alimentos son ingeridos por la boca, llevados al aparato digestivo hasta el estomago donde es batido, luego pasa al intestino delgado en el que son absorbidos los nutrientes. El agua es absorbida por el intestino grueso, llegando al proceso final como heces y es expulsado por el esfínter anal.

Los factores que pueden llevar a la estitiquez son estilos de vida, escasa ingesta de líquidos, falta de ejercicios, ingerir medicamentos, factores psicológicos y dieta pobre en fibra.

La falta de fibra en los alimentos es de gran relevancia en la Estitiquez, es aquí donde aparece la CHÍA rica en fibra, es decir tiene 100 % más de fibra que cualquier cereal, además, de no poseer gluten ya que puede ser ingerida por los celíacos. La fibra que posee la CHÍA retarda el índice de glucosa en la sangre y reduce la absorción de colesterol. El gel que produce la CHÍA con los jugos del estomago, forma una barrera física entre los carbohidratos y las enzimas digestivas, mejorando la función endotelial.

___________________________________________________________________________________

La diabetes tipo II esta cada vez más presente en la sociedad actual, consecuencia de los estilos de vida, mal funcionamiento de los órganos y estados emocionales persistentes y profundos en el tiempo.

La diabetes es una enfermedad crónica, es decir de larga duración o sin mejoría, que afecta todo el cuerpo humano y usa la glucosa, proveniente de alimentos y que es evaluada en sus niveles en la sangre de un individuo. El páncreas que es el que segrega insulina este se ve alterado en su funcionamiento, es decir, la insulina es como una especie de llave que abre las puertas de las células y permite el ingreso de la glucosa, por lo tanto ésta no ingresa a la célula y se quedan  sin energía. Al quedar en el torrente sanguíneo van complicando los diversos órganos del cuerpo.

Las personas con diabetes por lo general tienen un alto nivel de colesterol, acumulado  en las paredes de las arterias que causan problemas en la circulación de la sangre. La diabetes tiende a bajar el buen colesterol y elevar el mal colesterol y colocándolo más denso, además de favorecer el desarrollo de placas en las arterias aumentando los niveles de los triglicéridos.

La mayor recomendación que tienen los diabéticos es su alimentación, y su frecuencia en sus colaciones. Aquí la semilla CHÍA aparece para mantener los niveles de glucosa en la sangre, contiene una cadena de triglicéridos LCI en correcta proporción, reduciendo el colesterol adherido a las arterias. Facilita el crecimiento y regeneración de los tejidos. La CHÍA posee un 63% de Omega a diferencia del pescado que tiene 20%, estos aceites son esenciales para el optimo funcionamiento del cuerpo.

 

 

 

Comments