Pisos de Can Bertrand

 
Laureà Miró, 80 - 96 (Sant Feliu de Llobregat) Barcelona.

Año: 1922 - 1925.

Arquitecto: 
Gabriel Borrell i Cardona.

Año: 1939.

Arquitecto: 
Josep Maria Jujol i Gibert.

Los pisos Bertrand fueron proyectados por Gabriel Borrell en 1922, y la obra se terminó en 1925, tal como figura en una de las fachadas. Fue una iniciativa del industrial Joan Bertrand para dotar la ciudad, frente al aumento de población y de la necesidad de viviendas, de un conjunto de once bloques de pisos destinados, principalmente, a los trabajadores de su fábrica y construidos en terrenos de su propiedad, junto a la fábrica Can Bertrand.

Están situados en la carretera Real y se adoptó la solución de bloques, de los cuales seis dan directamente a la carretera y, otros cinco, en el patio interior; denominado pasaje Sant Joan. No es un patio cerrado, sino que hay un acceso directo, entre los dos primeros bloques desde la carretera en el interior del recinto, que podía y, es, practicado por carruajes. Será en este acceso desde la carretera cuando, en 1939, se llevó a cabo la actuación del arquitecto Josep M. Jujol.

En noviembre de 1939, Luis Bertrand Coma, como gerente de "Bertrand S.A." solicitó al arquitecto Jujol la modificación de la entrada a los pisos de Can Bertrand. Jujol proyectó el gran arco de la entrada, realizado en hormigón manteniendo así una unidad con todo el conjunto, y redondeó el chaflán del acceso a uno de los bloques. La medida permitía el paso de vehículos sin ningún problema de limitaciones de giro y, además, también hacía de vínculo entre los dos bloques, ya que uno de ellos quedaba aislado del resto del conjunto. Su intervención también modificó el acceso comunitario de los bloques más cercanos al giro adoptando la solución de redondear los ángulos rectos originales de las escaleras y galerías.

El material constructivo, tanto en la intervención de Borrell como en la de Jujol, fue el hormigón armado y, respondiendo al criterio de economía, no hay en todo el conjunto de los bloques ningún elemento sobreañadido de decoración. Tan sólo una moldura ondulante, un poco pronunciada, sirve para rematar cada uno de los bloques. El acceso a los bloques es a través de escaleras al aire libre que sirven de acceso para dos bloques. Con esta solución Borrell rompía el que se hubiera podido convertir en un gran muro.

También podemos ver, en el interior del patio, denominado pasaje Sant Joan, la aplicación en uno de los bloques de un panel de cerámica donde se reproduce la figura de Joan, en la orilla del río Jordán, en el momento de bautizó Jesucristo, mientras le decía: "Soy yo quien debería ser bautizado por Ti". Es una representación realista enmarcada por una cenefa. En este patio interior una pequeña área de pinos dotan este interior de un elemento verde y alegre.

En el proyecto de cada uno de los pisos, Borrell, estableció unos criterios muy racionales e higienistas al disponer cada piso con ventilación cruzada; unos son de 100m2, los de tres dormitorios, baño completo, aseo, cocina y comedor y, los otros, de 80m2, de dos dormitorios. En la actualidad se ha iniciado un proceso de rehabilitación y disponen de gas ciudad. También situó en los bajos de cada uno de los bloques unos espacios destinados a trasteros.
(Fuente: santfeliu.cat)

    Mapa de situación


 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

Comments