Piso principal y desván

 
 
 
 
 
En el piso principal la intervención de Puig i Cadafalch y de todo su equipo de colaboradores fue extensa y muy cuidada. Las esculturas se adaptaban a cualquiera de los posibles espacios: capiteles, marcos de Ias puertas, chimenea... En los suelos, encontramos muy diferentes soluciones: mosaicos de tipo romano, complicados parquets e, incluso, en el comedor, una habilísima utilización de baldosas de mármol branco con un dibujo rebajado y esmaltado en azul, combinadas con tiras de mármol color salmón. En las paredes hay diversidad de antepechos, de cerámica de cuerda seca, de mármol y de marquetería, mientras que en las partes superiores se conjugan estucos y diversas calidades de telas. Los techos presentan idéntica riqueza de combinaciones, con artesonados; vigas de madera policromadas y estucos esgrafiados o pinturas ornamentales al temple; pequeñas vigas de hierro policromadas por la cara inferior y revestidas lateralmente de baldosas. El mobiliario y las luces también fueron diseñados expresamente para la casa, diversificando sus formas en función de los respectivos ambientes. Y, acabando de unirlo todo, como en el vestíbulo, la luz hábilmente matizada por los vidrios, emplomados y jugando con los puntos de procedencia y las diferentes intensidades.
Finalmente, es necesario destacar el tratamiento dado a los desvanes, donde Antoni Amatller, fotógrafo amateur, instaló su laboratorio. Es una gran sala bajo el tejado a dos aguas, con un envigado de estilo británico o noreuropeo y unas claraboyas que le confieren un carácter muy especial.
(Fuente:ceb-barcelona.org).
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
     
   
     
   
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
Comments