El último modelo utilizado ha sido  la réplica del cohete Capricornio del INTA, con un sistema de radiocontrol para maniobrar un parapente durante el descenso. Se ha desarrollado posteriormente un cohete planeador denominado "Acuario", sin embargo y como vemos abajo, tras un interesante trabajo de investigación sería cancelado; la razón fue el gran desarrollo de los drones que superan con creces las aplicaciones pensadas para este cohete planeador.