Recursos digitales

Copia de My Hero is You, Storybook for Children on COVID-19 (Spanish).pdf

Este libro explica como pueden los niños protegerse a sí mismos, a sus familias y a sus amigos del coronavirus y gestionar emociones difíciles cuando se enfrentan a esta nueva realidad en rápida evolución. El libro está destinado principalmente a niños de 6 a 11 años de edad.

Es una colaboración de organismos de las Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales nacionales e internacionales y organismos internacionales que prestan servicios de salud mental y apoyo psicosocial en situaciones de emergencia.

AUTONOMÍA EN APRENDIZAJE A DISTANCIA

En proyectos de educación en línea los estudiantes pueden tener muchas distracciones.

Estos son algunos consejos para superar estos desafíos y para que su próxima sesión en línea sea efectiva y sin contratiempos.

Actividades de autonomía en la niñez (6-12 años)

  • Organizar su tiempo: tareas cotidianas, tiempo de estudio y tiempo libre.

  • Organizar su espacio personal: su cuarto, elegir su ropa.

  • Rutinas compartidas: “El encargado de…” la lista de la compra, regar las plantas, las mascotas, poner la mesa…

La mayoría de los niños funcionan muy bien con rutinas, luego lo ideal será conseguir que esos hábitos se conviertan en rutinarios. Con una práctica adecuada, los hábitos se adquieren de 20 a 30 días.

1º DECIDIR QUÉ LE VAMOS A EXIGIR Y PREPARAR LO NECESARIO

  • Lo primero es decidir lo que razonadamente le vamos a exigir, evitando pensamientos como: “prefiero hacerlo yo, lo hago antes y mejor”. Comenzar cuanto antes.

  • Que le exijamos algo adecuado a su edad.

  • Hacerlo siempre y en todo lugar.

  • Todos a una, no vale: “con papá tengo que hacerlo, pero con mamá no”.

  • Preparar lo necesario: si le vamos a exigir guardar sus juguetes, hay que prepararle un lugar adecuado, si pedimos que no se distraiga, retirar todos los posibles distractores del alrededor.

2º EXPLICARLE QUÉ TIENE QUE HACER Y CÓMO

  • Hay que explicarle muy clarito y con pocas palabras qué es lo que queremos que haga, dándole seguridad. “Hoy puedes preparar el material de las clases tú solo, sé que lo puedes hacer muy bien”

  • Enseñarle a través del modelaje: mostrarle cómo.

  • Asegurarse de que comprende las instrucciones: pedirle que la repita.

3º PRACTICAR

  • Ponerlo a practicar. Al principio hay que ofrecerle muchas ocasiones de práctica.

  • Recordarle los pasos de lo que tiene que hacer.

  • Elogiarle los primeros avances.

  • Poco a poco disminuir la ayuda.

  • Las prisas no son buenas: preparar el tiempo necesario, al menos al principio.

4º SUPERVISAR

  • Hay que revisar cómo va realizando lo que se le encomienda. Si un niño está aprendiendo a peinarse tenemos que revisar que ha quedado bien.

  • Elogiar y valorar su realización. Si no está del todo bien, decirle en qué puede mejorar.

… Y SI NO QUIERE

  • Valorar si no quiere porque no está a su alcance o por comodidad.

  • Por lo general si se lo ofrecemos como un privilegio (“Ya eres mayor…”) lo aceptará mejor que si lo hacemos como un mandato sin más.

  • Si no lo hace por comodidad, decirle que ya es mayor, que debe hacerlo por sí solo e ignorar las quejas.

  • Si todavía se sigue negando puedes adoptar varias medidas: sufrir las consecuencias (por ejemplo si no quiere prepararse la merienda), retirarle algún privilegio (algún juguete o actividad) o utilizar la sobrecorrección: practicar y practicar la conducta adecuada.

Recomendamos

• A veces frenamos su aprendizaje al realizar nosotros lo que podrían hacer ellos.

• Armarnos de paciencia y dejar de lado la prisa para enseñar.

• Dar tiempo para aprender. Los errores son necesarios para el aprendizaje.

• Animar siempre.

• Debemos ser coherentes si queremos ayudarle a asumir responsabilidades

• Aprender algo supone asumir la responsabilidad de hacerlo